La inclusión en la Escuela

Los que ya conocían nuestra página web,  habrán visto en el inicio esta imagen como una especie de lema  que muestra que hace mucho tiempo que nos preocupa buscar formas de enseñar para que todos aprendan…

Porque todas y todos somos diferentes: nuestras tradiciones culturales, historias personales y trayectorias escolares van formando distintas habilidades motrices, sociales y cognitivas que ponemos en juego para resolver situaciones y problemas que se nos presentan.

Esas diferencias determinan que nos gusten más algunas actividades que otras, que nos atrevamos a enfrentar mínimos o grandes desafíos, en fin que tengamos distintos tiempos y “estilos”  de aprendizaje.

A esta diversidad que mencionamos se agrega, a partir de la Ley 26206 de Educación Nacional del año 2006, la necesidad de inclusión en los grupos de las escuelas comunes, de niños o adolescentes con discapacidad o con limitaciones.

Nuestra formación profesional estuvo muchos, muchísimos años, basada en que el docente enseñaba de “una“ forma, con la que se suponía que todos debían aprender. Se suponía una forma de enseñar para un grupo homogéneo, en el que la variable edad era la que agrupaba y homogeneizaba.

Pero lo cierto, como decíamos antes, es que siempre los grupos fueron heterogéneos, integrados por niñas y niños diversos…

Y como desde esa perspectiva se consideraba que si un/a alumno/a no aprendía era por falta de “dedicación”, de estudio, de práctica, o de capacidad, entonces ese NO APRENDIZAJE resultaba ser  “culpa” o “responsabilidad” de ese  niño/a o adolescente…

Y así muchos niños quedaron sin aprender cosas… O aprendieron que “no servían para…” (las matemáticas…, la música…, la Educación Física…)

Es momento de enfrentar la realidad…

Sabemos que el Estado debiera estar más presente con recursos y capacitación que apoyen la inclusión.

Sabemos que son múltiples los factores que inciden en la posibilidad de enseñar a todos…

Y sabemos también que podemos intentar la búsqueda de las propuestas de enseñanza adecuadas para que todos puedan aprender.

NECESITAMOS pensar en la inclusión en la escuela.

En cómo podemos presentar propuestas diversas y simultáneas.

Juntos.

Ayudándonos unos a otros, pensando alternativas…