Enseñar es más difícil que aprender porque lo que el enseñar exige es esto: permitir que se aprenda.

Martin Heidegger